La sustitución de las faltas por los delitos leves y su enjuiciamiento a partir del 01 de julio de 2015

delitos-y-faltas-del-administrador-de-fincas

 

Extracto:

Una de las mayores novedades de la reforma operada por le Ley Orgánica 1/2015,

de 30 de marzo, de modificación del código penal es la derogación del Libro III del

Código Penal, y la creación de los delitos leves, o lo que es lo mismo, la sustitución

de las faltas por los delitos leves. Y la supresión definitiva de aquellas faltas que por

su escasa relevancia penal se ha dejado su reclamación por vía civil. Respecto el

procedimiento para su enjuiciamiento la mayor novedad en la notificación mediante

correo electrónico.

Abstract:

One of the most important changes introduced by the Law 1/2015, of 30 March, of

the penal code is the avoid of Title III of the Penal Code, the creation of minor

offenses, and the replacement of minor offenses fouls. And the final elimination of

those offenses that by its limited criminal relevance has left its claim for civil

proceedings. Regarding the procedure for prosecution the biggest news is the

notificacion by  e-mail.

ÍNDICE:

1.- Del cambio penal: de las faltas a los delitos leves.

2.- Del procedimiento para el enjuiciamiento de los delitos leves.

3.- Conclusiones.

1.- DEL CAMBIO PENAL: DE LAS FALTAS A LOS DELITOS LEVES.

El pasado 31 de marzo de 2015 se publicó en el Boletín Oficial del Estado

(núm. 77, sec. I pp. 27061 a 27176) la última reforma al Código Penal de 1995, y

que entrará en vigor el próximo día 1 de julio de 2015.

Como se desprende de la exposición de motivos, dos de los pilares que

sustenta esta reforma son: I.- el principio de ultima ratio, es decir, la intervención

mínima del Derecho Penal.  II.- buscar la descarga de trabajo de los Juzgados de

Instrucción, que debían dedicar mucho tiempo a resolver los juicios de faltas.

Y son precisamente dichos pilares los que han llevado al Legislador a la

supresión de las llamadas faltas.

En las faltas, el Legislador tipificó en su momento, aquellas conductas

consideradas merecedoras de una sanción penal, pero cuya gravedad no era

suficiente para imponer una pena privativa de libertad. Esta sanción consistía

principalmente en una pena de multa o de localización permanente.

Como hemos anunciado, las faltas desaparecen el próximo 1 de julio,

propiamente como falta. ¿Supone eso que el Legislador ha cambiado de parecer y

considera que aquellas conductas que antaño eran merecedoras de una respuesta

penal, ahora ya no la merecen?

La respuesta a dicha pregunta es negativa. El Legislador en atención al

principio de mínima intervención del Derecho Penal, ha aprovechado para depurar el

ordenamiento jurídico y ha eliminado aquellas faltas, que por su escasa

trascendencia penal, pueden ser dirimidas en procedimientos civiles, o que si son de

especial gravedad se subsuman en los tipos delictuales previstos.

Así, entre las faltas que se eliminan definitivamente encontramos:

I.- Dentro de las faltas contra las personas:

Se eliminan definitivamente:

A) los artículos 618.2 y 622, es decir, aquellas conductas derivadas de los

incumplimientos de un proceso de familia, que no constituían delito. (Recordamos

que los artículos de la Sección 3ª del Capítulo III del Título XII: arts. 226 a 233 no

han sufrido variación alguna en su contenido, aunque a partir del 1 de julio de 2015

cambia su rúbrica que será: Del abandono de familia, menores o personas con

discapacidad necesitadas de especial protección).

Por tanto, ya no será punible la conducta en que el progenitor custodio no

cumple con el régimen de visitas, que se deberá sustanciar por vía de ejecución de

sentencia judicial, sin perjuicio que sea considerada dicha conducta como una

desobediencia punible.

B) el artículo 621.2 y .3, es decir aquellas conductas que por imprudencia

leve causen la muerte o lesiones constitutivas de delitos; que solamente se podrán

reclamar civilmente vía acción de responsabilidad aquiliana.

A primera vista podría decirse que se han suprimido las denominadas faltas

de accidentes de tráfico, pero no es del todo cierto. Lo que sí se ha producido es

una agravación del tipo. Como explicaremos más adelante, solo serán punibles (las

antiguas faltas de accidentes de tráfico) cuando exista una imprudencia grave, o

menos grave y el resultado sea una lesión constitutiva de delito. Pero aquellos

supuestos en los que la imprudencia sea leve, o la lesión no sea constitutiva de

delito, deberá reclamarse por vía civil.

Respecto a las faltas de lesiones del artículo 617.1 y .2 se incorporan en el

nuevo artículo 147.2 y .3, respectivamente, del Código Penal. Requerirán, para su

persecución penal: la preceptiva denuncia de la persona lesionada, y en caso que el

lesionado sea menor o esté incapacitado civilmente, la deberá formular el

representante legal.

Por tanto, los partes de lesiones que se remite por los servicios de urgencias

al Juzgado de Guardia, y que describan lesiones que para su sanidad solo requieran

de una primera asistencia facultativa sin necesidad de un tratamiento médico o

quirúrgico posterior, no serán suficiente para la incoación de un procedimiento penal.

Sino que como hemos dicho, será necesario que el sujeto pasivo denuncie. Con la

excepción de los casos de violencia de género, los cuales se incoarán de oficio.

II.- Dentro de las faltas contra el patrimonio:

Queda eliminada la conducta descrita en el artículo 626, comúnmente

conocida como: deslucimiento de bienes. Por tanto,  dichas conductas únicamente

serán perseguibles en vía civil o vía administrativa (si se prevé alguna sanción

administrativa, cuando se comentan contra un bien mueble o inmueble de titularidad

pública)

Se mantiene la distinción entre el delito leve y el delito propiamente dicho,

por la cuantía del importe. Es decir, si la cantidad supera los 400,00.-€ estaremos en

presencia de un delito. Vide la nueva redacción de los artículos: 234.2; 236.2; 249.2;

252.2; 253.2; 255.2 y 263.1 segundo párrafo.

III.- De las faltas contra los intereses generales:

Quedan definitivamente eliminados los artículos 630 y 631.1 del Código

Penal. Por lo que, las conductas allí descritas solamente serán sancionables civil o

administrativamente, sin perjuicio, que si de dichas conductas se derivasen unas

lesiones, pudieran castigarse por dicho tipo penal.

La falta descrita en el artículo 631.2, en cuanto al abandono de animales

pasa a ser constitutivo de delito leve autónomo, regulado en el nuevo artículo 337

bis, y con incremento de la pena de multa, que a partir del uno de julio será de uno a

seis meses, más una posible pena de inhabilitación para aquellas personas que

trabajen o comercien con animales y para la tenencia de animales.

IV.- De las faltas contra el orden público:

En este aspecto, hemos de manifestar que ninguna de las conductas

descritas en los artículos 633 a 637 desaparece definitivamente.

El resto de conductas descritas en las faltas que no se eliminan

definitivamente (arts: 617; 618.1; 620; 621.1, .4. 5, .6; 623 a 625; 627 a 629; 631.2 a

637) pasan a integrarse en los artículos correspondientes con la calificación

jurídica, creada ex novo por el Legislador, de: delito leve.

Para los delitos leves, la pena con la que serán castigados continua siendo

preeminentemente la pena de multa. Sin perjuicio del uso de la pena de localización

permanente o trabajos en beneficio de la comunidad, que se pueden imponer

cuando se trate de delitos de violencia de género y doméstica.

En cuanto a la graduación de las penas (multa básicamente), las mismas

quedan al prudente arbitrio del Juzgador, sin quedar vinculado por las reglas de

graduación de las penas, como establece el nuevo artículo 66.2 del Código Penal.

Destacamos que: (i) si la pena de multa y la localización permanente no

superan los tres meses, y (ii)  los trabajos en beneficio de la comunidad no superan

los 30 días. Se considerarán penas leves ex art. 33.4. g) .h) y .i) del Código Penal

(según la nueva redacción) las consecuencias serán las siguientes:

a) no serán tenidos como antecedentes a efectos de reincidencia,

b) sí generarán antecedentes penales, cancelables a los seis meses de

haber extinguido la responsabilidad penal (ex art. 136.1.a) CP según la

nueva redacción)

También se varía la prescripción. Si para las faltas el antiguo código penal

preveía la prescripción a los seis meses desde la comisión de la falta. El nuevo

artículo 131.1 último párrafo del Código Penal, prevé expresamente que la

prescripción de los nuevos delitos leves será de un año desde la comisión del

mismo.

Otra novedad destacable es la regulación del perdón del ofendido, así la

nueva regulación guarda las siguientes características según el nuevo art. 130.1.5º

del Código Penal:

(i).- sólo es posible en delitos perseguibles a instancia de parte.

(ii).- debe producirse antes de dictarse la sentencia

(iii).- el ofendido debe ser oído por el Juzgador, por tanto, el perdón debe ser

expreso

(iv).- en el caso de delitos contra menores o personas con discapacidad

necesitadas de especial protección, deberá ser escuchado: a) el Ministerio Fiscal y

b) el representante del menor o de la persona con discapacidad necesitada de

especial protección. Y en este caso, el perdón puede ser rechazado continuando el

procedimiento con la intervención del Ministerio Fiscal.

2.- DEL PROCEDIMIENTO PARA EL ENJUICIAMIENTO DE LOS DELITOS

LEVES.

Consecuencia de la transformación de las faltas en delitos leves, lleva parejo

que se deba reformar la Ley de Enjuiciamiento Criminal para regular un

procedimiento específico para su enjuiciamiento.

Para ello se modifica parcialmente el Libro VI de la Ley de Enjuiciamiento

Criminal (LECr), concretamente: la rúbrica; y los artículos: 962.1; 963; 964; 965.1;

966; 967.1; 969.2; 973.2; 976.3 y al 990 se le incluye un nuevo párrafo cuarto.

Si estamos ante un delito leve de lesiones, maltrato de obra, hurto flagrante,

amenazas, coacciones o injurias, se procederá por parte de las Fuerzas y Cuerpos

de Seguridad a citar a los implicados ante el Juzgado de Guardia para la celebración

inmediata del juicio.

Por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, realizarán el típico

atestado, en el que figurarán los datos de los implicados, inclusive correo

electrónico, y la hoja informativa de derechos del denunciante, ofendido y

perjudicado. Una vez rellenados todos los formularios del atestado, procederán a

citarles para juicio.

En la citación, como se hace en los juicios de faltas inmediatas, se les

indicará que deben acudir al juicio con todos los medios de prueba de que intenten

valerse. También se indicará que pueden acudir si lo desean de letrado y se debe

acompañar en la citación copia de la denuncia o querella (art. 967.1 LECr).

La celebración del acto de juicio es idéntica a los antiguos juicios de

faltas, pues el artículo 969.1 LECr no ha sido modificado.

En el resto de delitos leves que no proceda la celebración inmediata,

funcionará de la forma ordinaria: Recibido el atestado de las Fuerzas y Cuerpos de

Seguridad o la denuncia, si el perjudicado la presentada en el propio Juzgado de

Guardia (arts. 962.1, 963.1.2ª, 964 y 965 LECr):

(i) el Juzgado de Guardia comprobará que el asunto le corresponde

tanto por normas de competencia como por normas de reparto

(dichas normas varían para cada partido judicial, es decir, las

normas de reparto de los Juzgados de Badalona no son las

mismas que las normas de reparto de los Juzgados de Santa

Coloma de Gramanet, y así en el resto de Juzgados).

(ii) Si el Juzgado de Guardia resulta competente procederá a citar a

los implicados para que durante el periodo en que está de guardia

se celebre el acto de juicio.

(iii) Si el Juzgado de Guardia resulta que es incompetente remitirá el

atestado o la denuncia el Juzgado competente. Dicho Juzgado la

admitirá a trámite y citará a los implicados para la celebración del

juicio en el día hábil más próximo.

(iv) Si el Juzgado de Guardia, aún siendo competente, no pudiese citar

a los implicados durante el servicio de Guardia, la admitirá a

trámite y citará a los implicados para la celebración del juicio en el

día hábil más próximo, y en cualquier caso en un plazo no superior

a siete días.

La Sentencia se notificará a las partes, incluso a los ofendidos y perjudicados

aunque no hayan sido parte, especificando los recursos que caben contra ella.

Novedad destacable es la posibilidad de archivo ad limine, siempre que lo

solicite el Ministerio Fiscal y se den las dos siguientes circunstancias (art. 963.1

LECr):

1ª.- Que el hecho denunciado resulte de muy escasa gravedad, tanto por la

naturaleza del hecho, sus circunstancias y las personales del autor.

2º.- Que no exista un interés público relevante.

En los delitos leves patrimoniales dicho interés no existirá si el autor de los

hechos reparó el daño y no exista denuncia del perjudicado.

3.- CONCLUSIONES

* Como hemos visto una de las principales novedades es que el condenado

por un delito leve, tendrá antecedentes penales, extremo que no pasaba con las

antiguas faltas. Si bien es cierto, que dichos antecedentes no se computarán a

efectos de reincidencia, no lo es menos, que si una persona condenada por un

delito leve pide sus antecedentes penales le saldrán positivos, con los perjuicios que

ello pueda suponer. Para ello se deberá estar atento, para cancelar sus antecedente

a los seis meses de haber cumplido la pena.

* Respecto la pena a imponer en los delitos leves, la graduación de la pena

queda al libre arbitrio del Juez. Entendemos, que de conformidad con lo que

establece la Constitución (arts. 24 y 123) el Juzgador deberá motivar, es decir,

explicar el iter lógico-jurídico que ha seguido para concretar la pena impuesta. Es

decir, no bastará con que manifieste que según su parecer la pena debe ser X, sino

que deberá explicar jurídicamente porque debe ser X.

* Se ha eliminado del Código Penal dos de las principales faltas que

colapsaban a los Juzgados de Instrucción:

(I) las faltas de incumplimientos del régimen de visitas.

(II)  las denominadas faltas de accidentes de tráfico, respecto de

las lesiones cometidos con la utilización de vehículos a motor, que han

pasado a una forma delictual y van ha exigir:

(i) Imprudencia grave más la existencia de una lesión del 147.1 CP, es

decir, aquella lesión que para su sanidad además de una primera

asistencia facultativa va a requerir tratamiento médico o quirúrgico.

Añadiendo la nueva redacción del 147.1 CP que la simple vigilancia o

seguimiento facultativo no supone tratamiento médico.

(ii) Imprudencia menos grave más la existencia de unas lesiones de las

descritas en los artículos 149 y 150 CP (artículos cuya redacción no

ha variado)

Por tanto, los daños producidos por el tan conocido de latigazo cervical,

cuyos daños probablemente deberán ser exigidos mediante la acción civil de

responsabilidad aquiliana.

* Respecto al procedimiento regulado en la Ley de Enjuiciamiento Criminal,

no ha supuesto más variación que a lo que estábamos acostumbrados en los juicios

de faltas:

(i) Se siguen manteniendo los antes llamados juicios de faltas inmediatas, y a

las lesiones, maltratos de obra, hurto flagrante, que antes contemplaba el modificado

art. 962.1 de la LECr se añaden los delitos leves de amenazas, coacciones e

injurias.

En dichos tipos delictuales se procederá a citar a los implicados a que

comparezcan en el Juzgado de Guardia para la celebración del preceptivo juicio

inmediato.

(ii) Respecto del resto de delitos leves, en la práctica, será el mismo

funcionamiento que en los juicios de faltas. Es decir, recibido el atestado o la

denuncia y comprobada la competencia, sobre todo por normas de reparto, del

Juzgado de Guardia se admitirá a trámite, salvo las excepciones que se citaron, y se

señalará para su enjuiciamiento.

En partidos judiciales que el servicio de guardia es de permanencia y dura

una semana, será más factible citar a los implicados para la realización del juicio por

delitos leves. Sin embargo, en la práctica, en partidos judiciales como el de

Barcelona, en los que el Juzgado de Guardia es de duración de un día, difícilmente

se va a poder citar a todas las personas implicadas para la celebración del juicio en

el Juzgado de Guardia.

* Una de las principales novedades previstas en la modificación de la LECr

es la notificación y las comunicaciones vía conducto correo electrónico o número de

teléfono, previendo los nuevos art. 962.1 último párrafo y art. 966 párrafo segundo

que si no consta el correo electrónico la notificación se hará vía correo ordinario.

Respecto las comunicaciones no existe problema, ya que el Secretario

Judicial puede levantar Diligencia de Constancia de la llamada al número de

teléfono.

Mayor complicación presentará la notificación vía correo electrónico, como la

citación a juicio, o la sentencia que ponga fin al juicio, ya que tiene un plazo procesal

en el que debe constar la recepción de la misma para iniciar el cómputo. Para su

efectividad deberán procurarse sistemas que certifiquen la recepción del correo

electrónico. Entendemos que no sería suficiente el típico acuse de recepción del

correo electrónico por lo siguiente: (i) queda en manos del receptor del correo

electrónico el envío del acuse de recepción; (ii) no todos los gestores de correo

electrónico facilitan ese servicio.

Creemos más conveniente que la notificación por correo electrónico debería

realizarse por medio de un link que redirija a una página del Ministerio de Justicia en

el que el usuario se deba identificar por DNI electrónico, o por pin24 o similar, y así

se dé por notificado o mediante el uso de empresas dedicadas a dichos servicios.

Por ello, mientras no se solventen dichos problemas de forma práctica,

suponemos que la forma más utilizada continuará siendo el correo postal con acuse

de recibo.

* Respecto del archivo ab inicio del Juicio por Delitos Leves, queda en manos

del Ministerio Fiscal el considerar cuando estamos ante un delito leve de muy

escasa gravedad. Para resolver sobre dicho sentido deberemos esperar una circular

o una instrucción de la Fiscal General del Estado que unifique los criterios de

actuación del Ministerio Fiscal.

 

Un comentario

  1. Isabel ribeiro dice:

    Pena por un delito leve de 7 euros sin antecedentes.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *